LISTO PARA COMPETIR EN AGUAS ABIERTAS

Héctor ha progresado mucho en natación, la disciplina que más le preocupaba del Ironman

Cuando acaba de cumplirse un año desde que comenzaran sus entrenamientos para el Ironman Lanzarote, Héctor de Prado se siente preparado para afrontar la parte acuática de la competición. Era una de las partes más difíciles de su reto ya que el atleta ha sido ciclista profesional y es un experto corredor pero, para alcanzar una buena posición en la prueba, tenía que perfeccionar su técnica en el agua.

Durante este último año, el joven triatleta ha seguido una durísima rutina de entrenamiento para llegar al punto de forma en el que se encuentra ahora. “Un entrenador de ciclismo me enseñó técnicas de flotabilidad y de brazada para no malgastar fuerzas y oxígeno”, explica el segoviano. Además, ha contado con la ayuda de Ricardo Velasco, un corredor texano de Ironman que le ha estado marcando unas pautas de entrenamiento.

Héctor de Prado en la piscina

A pesar de que en varias ocasiones ha reconocido que el agua no es su elemento, ha progresado mucho en esta disciplina. “Comencé nadando apenas 150 metros y ahora nado más de 3 km”, afirma orgulloso. Las tandas en piscina de entre 2.500 y 3.200 metros de distancia, tres o cuatro días por semana, no ha sido su único entrenamiento en el agua. También ha estado nadando en mar abierto para aclimatarse y adaptarse a las condiciones adversas con las que podría encontrarse en la playa de Puerto del Carmen, donde se disputa el Ironman de Lanzarote. “He sido práctico y he tratado de buscar las condiciones que más se asemejaran a la competición”, aclara.

Pese a su juventud, el atleta tiene muy claro su objetivo en esta parte de la competición: “Mi idea es salir del agua sin haber perdido demasiado tiempo, ni demasiadas fuerzas, lo justo para hacer una buena marca en las tres disciplinas“, dice Héctor a la espera de disputar esos 3.800 metros en los que tendrá que demostrar todo lo aprendido a lo largo de los últimos meses.

Anuncios